Sin categoría

La unidad de las izquierdas como estrategia (II)

 

CRÍTICA DEL MODELO CLÁSICO MARXISTA DE FORMACIÓN SOCIAL1(BASADO EN DIAGRAMA DE BLOQUES) Y AVANCE DE ALGUNAS CARACTERÍSTICAS PARA UNO NUEVO
Antonio ValleAntes de nada, quizás sea necesario aclarar que como parte de la crítica que aquí se efectúa al modelo clásico marxista de formación social, resulta necesario presentar algunas de las características que se propone pasen a formar parte del nuevo modelo de sistema social.El modelo clásico marxista de formación social fue concebido y permaneció en vigor mientras la ciencia estuvo basada en la linealidad y el estudio de los sistemas lineales2 (aún está presente en trabajos tan modernos como el de Piotr Sztompka, Sociología del cambio social,3 1993, cuyo esquema se representa en la Fig. 1, a pesar de que en esta obra ya se realizan consideraciones basadas en la no linealidad)4. Pero, en las últimas seis o siete décadas, la ciencia experimentó la que se puede denominar tercera revolución científica del siglo XX (después de la relatividad y de la física cuántica), una vez que Edward Lorenz demostrara que en los sistemas no lineales, complejos, con dinámica caótica, las variables cambian de forma compleja y errática, por lo que resulta imposible realizar predicciones más allá de un determinado punto, denominado horizonte de predicciones.5 De manera que, será a la luz de la no linealidad como vamos a proceder a criticar el modelo clásico marxista de formación social, pero teniendo en cuenta que un sistema social es un sistema no lineal, dinámico, complejo, abierto, pero que además es adaptativo, es decir caracterizado porque incorpora a los sistemas físicos no lineales, dinámicos, complejos y abiertos, una nueva dimensión evolutiva, la dimensión cultural (inseparable de las otras dimensiones como la económica, la biológica, etc.).

Así pues, parece conveniente que comencemos exponiendo tanto el concepto de modelo como algunas de sus aplicaciones.

El modelo es uno de los procedimientos utilizados en ciencia y filosofía (junto a la definición, la clasificación y la demostración), para comprender tanto fenómenos físicos como sociales. Un modelo teórico es una teoría específica que sirve para explicar el comportamiento o las propiedades de un objeto o sistema. Por ejemplo, en ciencia e ingeniería se utilizan tanto modelos matemáticos (formados por conjuntos de ecuaciones que expresan las propiedades del objeto o

sistema) como modelos físicos (el objeto o sistema es representado por algo más simple que se comporta de forma análoga al complejo sistema original). La distinción entre modelos matemáticos y modelos físicos es menos universal de lo que parece, ya que a través del modelo físico también se trata de obtener las ecuaciones que describen el fenómeno, objeto o sistema estudiado.

Una de las formas que puede adoptar un modelo teórico es la de diagrama de bloques y esto es debido a que para estudiar un sistema, muchas veces resulta útil dividirlo en bloques o submodelos sencillos, de tal manera que la descripción se pueda realizar en términos que expresen las características específicas de cada uno de los bloques (lo que permite precisar mejor sus parámetros) así como establecer la forma de su interconexión. Existen diferentes maneras de realizar la subdivisión en bloques, según sea el objetivo que se quiere alcanzar, siendo la estructura funcional6 la utilizada para el modelo clásico marxista de formación social. También existen diferentes maneras de establecer la interconexión,7 apareciendo aquí aplicadas dos de las más utilizadas: la prealimentación8 (también denominada de otras dos formas: en serie y en cascada) en el modelo clásico que se critica y la retroalimentación9 (también denominada realimentación) en el nuevo modelo que se propone.

Tal como vemos en Fig.1, para la representación del modelo clásico marxista de formación social se utiliza un diagrama de bloques, empleándose entre ellos la conexión en serie.

Varias son las características fundamentales y las insuficiencias que presenta dicho modelo:Sin título1

Fig. 1. Modelo clásico de formación social (sistema social), basado en diagrama de bloques, aparece en la obra de Piotr Sztompka, Sociología del cambio social (1993): cada bloque es concebido como un sistema lineal y su

interconexión es en serie. 1, 2 y 3 representan las contradicciones

1. Como resultado de la aplicación del criterio de división funcional, el modelo queda dividido en dos bloques: superestructura e infraestructura (estando éste último dividido a su vez en otros dos: fuerzas productivas y relaciones de producción). Con esta disposición, infraestructura y superestructura forman una dualidad de imposible resolución ya que se quiera o no, están simplemente yuxtapuestas (como veremos más adelante, la interacción que representa la flecha con doble sentido no resuelve nada); ello ha supuesto un problema filosófico de gran envergadura a la hora de determinar no sólo cómo se relacionaban entre sí, sino también sobre cuál de las dos recaería la “supremacía”, aspectos que se trataron de resolver inútilmente con la inclusión de términos tan imprecisos y confusos como determinación, sobredeterminación y última instancia:

“Existe una correspondencia dialéctica, en cada modo de producción, entre la infraestructura y la superestructura. Los cambios ocurridos en una de ellas repercuten sobre la otra, pero es siempre la base económica la que determina, en última instancia, la ruptura del equilibrio interno de un modo de producción y el paso a otro más avanzado”.10

El problema tampoco se resuelve, como pretende G. Bueno11 aplicando la “vuelta del revés” al marxismo, es decir, manteniendo la dualidad, pero incorporado a la superestructura un atractor y adjudicándole la capacidad ideológica exclusiva en la elaboración de planes y programas con los que conformar y aplicar la energía generada en la infraestructura, esperando que la aplicación de retroalimentación entre ambas cancele la yuxtaposición. Una posición marcadamente idealista.

2. Cada bloque está concebido como un sistema lineal, cuyo comportamiento se caracteriza por ser regular y predecible, de ahí que el cambio social aparezca basado en una concepción teorética de la contradicción, desligada de toda posibilidad de correlación científica, aspecto que se pone en evidencia en el confuso lenguaje utilizado:

“Las transformaciones son autodinámicas, inmanentes, endógenas, son instigadas por contradicciones endémicas, por fuerzas y tensiones dentro de la estructura…Debido a las contradicciones internas y a la presión constante hacia su resolución, la sociedad manifiesta una tendencia constante hacia la autotrascendencia”.12

Porque, si bien es cierto que la dinámica evolutiva (motor evolutivo) de un sistema social se basa en las contradicciones que aparecen entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones de producción, no lo es menos que la explicación del cambio social no se encuentra en ninguna propiedad que posean los sistemas lineales, sino en las propiedades emergentes13 propias de los sistemas no lineales, dinámicos y complejos, y por lo tanto de los sistemas sociales, posibilitadas por la emergencia de nuevos comportamientos en autoorganización, es decir, el desarrollo de procesos emergentes en el seno de los mismos.

3. La interconexión establecida entre los bloques es de prealimentación (en serie, en cascada). Con este tipo de conexión, aplicada por ejemplo en los controles denominados de lazo abierto, la señal de salida depende exclusivamente de la señal de entrada (por lo tanto, no se corrigen las desviaciones, de tal manera que los errores se van sumando); esta conexión14 no es aplicable a un sistema social ya que sería tanto como admitir que éste carecería de estabilidad ante las perturbaciones. Para llegar a entender la tendencia a la estabilidad de un sistema social habrá que considerar unos componentes que nuevamente son propios de los sistemas no lineales, complejos y con dinámica caótica (lo que exige la presencia de retroalimentación): los atractores extraños; y añadirle a dicho sistema la dimensión cultural, pasando a ser así estos componentes lo que denominaremos ideas fuerza (las cuales constituyen el motor que posibilita la existencia de retroalimentación en el grupo, institución y en la totalidad del sistema social).

Llegados a este punto, resultará necesario tener en cuenta que un sistema social está formado por diferentes niveles interconectados, por lo que la elaboración de un modelo científico (que se correspondiese con lo que se denominan contextos de justificación15) para todo el sistema social, basado en diagrama de bloques, es una tarea sino imposible, cuanto menos innecesaria en nuestro caso. Porque para el trabajo que nos planteamos y para establecer una estrategia política correcta, no es necesario completar una visión científica de la sociedad y de sus procesos evolutivos; como consecuencia, lo que pretendemos elaborar es un modelo que podríamos situar en el contexto pedagógico, es decir, dotado del suficiente rigor científico que permita ir “visualizando” y ubicando en él los diferentes conceptos que forman parte de la estrategia política.

Así pues, iniciaremos el camino exponiendo tres conceptos pertenecientes a los sistemas no lineales, dinámicos y complejos que resultan aplicables a un sistema social (que cuenta además con dimensión cultural), los cuales serán utilizados como elementos correctores del modelo clásico y facilitan la comprensión del nuevo modelo; ellos son: 1. Retroalimentación. 2. Proceso emergente. 3. Atractores.

1. Retroalimentación. Ya hemos visto el inconveniente que presenta el control de lazo abierto en cuanto a la estabilidad del sistema. Así que, en el control de los sistemas lineales inherentemente inestables y con la finalidad de su estabilización ya se comenzó a utilizar la retroalimentación, dando lugar al control denominado de lazo cerrado. Una aplicación la encontramos en las máquinas-herramienta con CNC (Control Numérico Computerizado). La posición de la punta de la herramienta (determinada por un captador de posición), es enviada constantemente a la entrada para ser comparada con la trayectoria teórica. La diferencia o error, se

devuelve como señal al motor, procediéndose así a la corrección de la trayectoria. Pero, inmediatamente ya se observó que en los sistemas lineales, la retroalimentación “también puede presentar efectos indeseables y puede de hecho causar inestabilidad”.16

Si en el párrafo anterior hemos visto que en determinados sistemas lineales, la retroalimentación puede producir inestabilidad, su importancia como componente esencial aparece cuando se encuentra asociada a los comportamientos irregulares e impredecibles, tal como sucede en los sistemas no lineales, complejos. Porque, “es la comprensión de que son los mecanismos de retroalimentación los que hacen que entre las variables de un sistema aparezcan comportamientos no lineales, es el punto de partida para entender la conducta compleja y hasta caótica de numerosos fenómenos naturales y sociales”.17 Y es que, cuando se trata de un sistema social, la retroalimentación es la vía que permite el desarrollo de la acción social en sus diferentes niveles (grupos, instituciones, totalidad del sistema social) y campos (social, político), al ser indispensable en la generación de cultura, entendida ésta como conjunto de normas, ideas y valores que rigen el comportamiento social.

Un primer nivel en el que podemos observar la presencia de retroalimentación y los componentes que conecta (en el conjunto que denominamos cultura o dimensión cultural de la actividad humana), ya está presente en las partidas de caza de los primeros humanos. Una idea fuerza estratégica (la obtención de carne como componente fundamental de la supervivencia, no sólo de los miembros del la partida, sino de la totalidad del grupo al que ésta pertenece) es aplicada a través de tácticas (conductas normadas de los individuos en el seno de la partida de caza). De cada expedición se obtienen experiencias que permiten mejorar la táctica (las normas surgen de rutinas y conductas exitosas) de la siguiente partida (retroalimentación). Además, cada partida de caza es conocedora de las tácticas utilizadas por otras partidas (interacción), por lo que la normalización de las conductas surge como resultante de la confluencia de diferentes rutinas.

Pero, tal como vemos en la Fig. 2, la retroalimentación actúa no sólo en los diferentes subsistemas e instituciones de los campos social y político, sino también en la totalidad atributiva18 que constituye el sistema social. En este sentido, podríamos añadir además que la retroalimentación es el sendero por el que se desplazan y resuelven las contradicciones.

2. Proceso emergente. En la nota (13) hemos definido los conceptos proceso emergente y propiedades emergentes, como propiedades de gran importancia presentes en los sistemas no lineales, dinámicos y complejos y que resultan fundamentales cuando se trata de analizar un sistema social, por tratarse éste de un sistema no lineal, dinámico, complejo y adaptativo; ello es debido a que es precisamente en la emergencia donde encuentra su explicación la posibilidad del

cambio social y son las propiedades emergentes las que permiten que al colectivizarse determinados elementos se presenten propiedades que éstos no tenían aisladamente.

Así pues, determinar quiénes son los elementos capaces de autoorganizarse en el campo político y social (es decir aquellos cuyo conjunto presenta propiedades emergentes) o dicho de otra manera, determinar quiénes son los elementos fundamentales de dichos campos, pasa a ser un criterio esencial a la hora de analizar el sistema social y para establecer una estrategia política de trasformación.

Elementos fundamentales de un campo son aquellos que tienen capacidad para establecer relaciones y realizar operaciones en dicho campo. De ahí, por ejemplo, la importancia de la Tabla periódica de los elementos en Química. Como consecuencia de tal definición, en un sistema social, los elementos fundamentales no son los individuos sino los grupos sociales, porque sólo estos tienen capacidad para establecer relaciones políticas y sociales. El complejo conjunto que forman estos elementos con las instituciones por ellos creadas, en definitiva la dimensión cultural que posee el sistema, es quien puede presentar propiedades emergentes

Sin título2Fig. 2. Esquema de un nuevo modelo de sistema social

3. Atractores. Existe una razón que quedará aclarada inmediatamente para que comencemos hablando de un elemento que es propio de los sistemas lineales: los atractores estables. Un atractor

de este tipo es el lugar del espacio-fase que hace que el sistema se comporte de manera estable al conseguir que la mayor parte de las trayectorias temporales del mismo converjan en él. El más elemental de todos los atractores de este tipo es el denominado de punto fijo que se representa en la Fig. 3.

Sin título3

Fig. 3. Atractor de punto fijo. Tras un número determinado de iteraciones, la trayectoria temporal converge en un punto fijo

Ahora bien, resulta muy habitual ver aplicado un atractor de punto fijo en algún nivel de un sistema social, en cuyo caso actuará como una idea fuerza paralizante, siendo su efecto demoledor, ya que irá obturando las vías de retroalimentación de la institución o sistema donde esté siendo utilizado, y ello debido a que hace que se sustituyan las conductas cooperativas del grupo social por conductas egoístas de los individuos, de forma que pierda su carácter solidario para actuar de acuerdo a un supuesto interés superior (hacer América grande de nuevo, la unidad de la patria, la defensa de lo nacional frente a la invasión de migrantes etc.). Este caso también se presenta por ejemplo cuando se utiliza al enemigo exterior como responsable último de todas las ineficacias y deficiencias de una institución o sistema.

Sin embargo, los sistemas no lineales complejos, con dinámica caótica, presentan atractores extraños (véase Fig. 4). Un atractor extraño es una región del espacio-fase generada por las repetidas iteraciones19 del sistema que atrae la mayor parte de las trayectorias temporales del mismo por lo que le dota de estabilidad; ello demuestra que el sistema responde a un patrón determinista20 (aunque tal como ya hemos dicho, al ser caótico21 resulta escasamente predecible en el tiempo). Gráficamente el atractor extraño es una curva infinita domiciliada en un espacio con perímetro finito. El nombre le viene porque presentan formas geométricas caprichosas muy diferentes de las

de los atractores estables de los sistemas lineales. Este es el tipo de atractor que casualmente encontró Lorenz en 1961 como resultado en su modelo sobre la evolución climática.22

Sin título4

Fig. 4. Atractor extraño de un sistema dinámico caótico: atractor de Lorenz

El concepto de atractor extraño es importante porque cuando a un sistema no lineal, complejo, con dinámica caótica se le añade la dimensión cultural, es decir, cuando se convierte en un sistema social, los atractores extraños aparecen como ideas fuerza y tienden a estabilizar el lugar en el que están presentes, ya sea grupo social, institución o totalidad del sistema social. En éste último caso, las ideas fuerza forman una malla que da fortaleza a la ideología dominante y son parte esencial del mecanismo de subyugación ideológica del sistema de dominación. Por lo tanto, dentro de la estrategia alternativa, la hegemonía política ha de pasar “por crear un sistema científico de ideas fuerza que muestren lo que esconde la ideología neoliberal imperante…las ideas fuerza de la ideología dominante deben ser desveladas y cambiadas por un nuevo sistema de ideas fuerza (socialistas)”. 23 Y será precisamente una de las ideas fuerza políticas que podemos situar en el horizonte estratégico ideológico alternativo al capitalismo (Sociedad que evoluciona con creciente disminución de la desigualdad social, lo que en el límite supone la eliminación de ésta última), la que servirá en el siguiente trabajo como criterio para la división del campo político (3/4, División del campo político en la dicotomía izquierda-derecha).

Por último, aclarar que es evidente que el modelo que se presenta en la Fig. 2, cancela la dualidad superestructura-infraestructura que también está presente en la idea de bloque histórico24 aportada por Gramsci. Pero ello no significa que se prescinda de los conceptos que dicha idea contiene (sistema de dominación, hegemonía cultural y política, correlación de fuerzas, guerra de posiciones, etc.), sino que se reordenan bajo la teoría de la no linealidad y de los sistemas no lineales, dinámicos, complejos, abiertos y adaptativos.

Notas

1. Actualmente, casi siempre bajo la denominación de sistema social. Quizás sea conveniente aclarar la distinción entre modo de producción y formación social. Modo de producción es el resultado de la combinación específica entre un determinado nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y las correspondientes relaciones de producción. Una formación social dada, resulta de la combinación específica de varios modos de producción puros, en los que uno de ellos es dominante. También hay que decir que a veces ambos términos se utilizan como sinónimos.

2. Sistema lineal. Un sistema es lineal cuando el todo es igual a la suma de las partes (principio de superposición) o dicho de otra manera, el comportamiento global del sistema como un todo es el mismo que el obtenido combinando los comportamientos de cada una de sus partes tomadas aisladamente, lo cual también significa que se puede descomponer en sus partes básicas constitutivas y después ser armado nuevamente. Matemáticamente, un sistema lineal está formado por ecuaciones de primer grado (es decir, rectas) que por ser tales presentan proporcionalidad entre las variables (lo que también significa proporcionalidad entre causa y efecto).

3. Piotr Sztompka, Sociología del cambio social (1993), p. 200.

4. Sistema no lineal. Un sistema es no lineal cuando el todo no es igual a la suma de las partes (no posee principio de superposición); en un sistema no lineal la acción de cada una de sus partes no puede ser separada del todo, por lo que el sistema debe de ser considerado en su totalidad. La no linealidad hace referencia a la no proporcionalidad entre las variables del sistema (lo que también significa no proporcionalidad entre causa y efecto), es decir que pequeñas variaciones de una variable pueden provocar grandes alteraciones de las demás y por lo tanto en el sistema. Matemáticamente, un sistema no lineal está formado por ecuaciones no de primer grado (es decir, curvas).

5. Resulta ya un tópico (aunque no por ello su auxilio deja de ser necesario) mencionar la forma como se constató la importancia que tienen los errores iniciales y la retroalimentación en la alteración de las variables y por lo tato en la evolución de los sistemas no lineales, complejos, con dinámica caótica. A comienzos de la década de 1960, el meteorólogo Edward Lorenz, utilizando un ordenador, trabajaba en un modelo sobre la evolución climática, formado por un sistema de 12 ecuaciones. Para ahorrar tiempo en el proceso de iteración (iterar una función es utilizar el resultado de un cálculo como comienzo del siguiente; es pues una aplicación de la retroalimentación) hizo el cálculo con 3 decimales en lugar de 6. Hasta ese momento se suponía que, ante la insignificancia del cambio del valor de las variables iniciales, los resultados habrían de ser prácticamente los mismos, pero fueron totalmente diferentes: es el inicio de la teoría del caos que después se popularizó bajo el nombre de efecto mariposa y donde la vulgarización del relato bajo la forma: “el simple aleteo de una mariposa hoy, produce cambios en el estado de la atmósfera que con el transcurso del tiempo puede hacer que se forme un tornado en Indonesia”, disfraza el verdadero sentido respecto a la enorme amplificación de los errores y la imposibilidad de realizar predicciones a largo plazo aparecen en el comportamiento de un sistema complejo, con dinámica caótica.

6. A menudo, ciertos objetos y sistemas reales se pueden describir a través de sus partes funcionales.

7. Véase por ejemplo A. V. Oppenheim y A. S. Willsky, Signals and Systems (1982) y G. Borin et ál, Algorithms and Structures for Synthesis Using Physical Models (1992).

8. Ing. feed-forward. La señal de salida del sistema no tiene efecto sobre la entrada.

9. Retroalimentación o realimentación (ing. feedback). En todo momento, la señal de salida del sistema es utilizada para modificar la entrada. También se puede decir que la retroalimentación es un proceso en el que la acción de las variables que componen el sistema influye en los parámetros (grupos sociales e instituciones, cuando se trata de un sistema social) del mismo.

10. Diccionario de filosofía contemporánea (1985), dirigido por M. A. Quintanilla.
11. G. Bueno. Primer ensayo sobre las categorías de las “ciencias políticas” (1991), pp. 82-85.
12. Piotr Sztompka, Ibíd., p. 200.
13. Propiedades emergentes son aquellas que aparecen al colectivizarse determinados elementos de un sistema

no lineal, dinámico y complejo, dotado de retroalimentación, las cuales no se manifestaban en los elementos aisladamente. Un proceso emergente se produce debido a las propiedades emergentes que poseen dichos sistemas.

14. La conexión de “ida y vuelta” (flecha de doble sentido entre dos bloques), con que Sztompka trata de solucionar el problema, no tiene ninguna validez ni aplicación en este diagrama de bloques, porque implicaría un bucle infinito.

15. Hans Reichenbach (Experience and Prediction, 1938), define: 1. Contextos de justificación. Conjunto de procesos racionales (demostraciones, experimentos, argumentaciones lógicas), en virtud del cual queda establecida la validez de los conocimientos científicos. 2. Contextos de descubrimiento. Procesos efectivos (históricos, sociológicos, psicológicos, etc.) que han conducido a un descubrimiento científico.

16. A. V. Oppenheim y A. S. Willsky, Ibíd, p. 830.
17. G. Chaparro Guevara, No linealidad, complejidad y sistemas sociales, 2008.
18. En las totalidades atributivas, las partes sólo constituyen un todo estando unidas, por lo tanto en ellas, el

todo no es igual a la suma de las partes (no linealidad).
19. Iterar una función es utilizar el resultado de un cálculo como comienzo del siguiente (por lo tanto es una

retroalimentación).

20. Un sistema es determinista cuando conocidas las condiciones iniciales el sistema evoluciona según leyes que rigen el proceso.

21. Un sistema caótico es a la vez determinista y aleatorio (en un sistema aleatorio, el orden de sucesos es regido por el azar).

22. El atractor de Lorenz es mítico porque es un descubrimiento casual que apareció como resultado del cambio de decimales introducido en su modelo sobre la evolución climática. Véase nota 5.

23. Carlos Tuya, Rigor científico y terminología.

24. “La estructura y la superestructura forman un bloque histórico, o sea que el conjunto complejo, contradic- torio y discorde de las superestructuras es el reflejo del conjunto de las relaciones sociales de producción”.Antonio Gramsci. El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce, Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión, 1971, p. 46.

image_pdfimage_print